La importancia del Envase Violeta BBT

Nuestros cosméticos Bitrix Beauty, BBT, son alimento nutritivo que llega a nuestros tejidos a través de nuestra piel. Para nosotros ese concepto de nutrición del cosmético es algo a lo que prestamos mucha importancia. Por lo que si exigimos tanto a cada uno de los ingredientes naturales de nuestras complejas fórmulas magistrales, no podríamos no hacerlo con el envase violeta que contiene nuestro cosmético natural y de alta calidad. Este aspecto está incorporado a nuestra política de Excelencia y Calidad; máxime con las alertas sobre las sustancias nocivas para la salud que algunos de los envases sueltan a los tratamientos que contienen, poniendo en riesgo nuestra salud. Por ello no tuvimos dudas en elegir los envases violetas.

Queremos resaltar nuestra filosofía: coherencia 360 grados y en este compromiso también está la salud de nuestros clientes.

 Esto me recuerda a los templos budistas, las mezquitas o las catedrales.

Si hay algo de inmenso valor que proteger, hemos de garantizar el más óptimo templo que lo guarde. 

Envase Violeta para BBT. Nuestros aliados

BBT está comprometida en aportar salud, belleza y bienestar a nuestra vida.

Todos somos conscientes de los riesgos de los derivados del petróleo, químicos y los sintéticos e incidencia directa en nuestros órganos de estas sustancias. Estas sustancias también están en los materiales de los envases de nuestros cosméticos, muchos de ellos bajo la gran variedad de plásticos que han sido generados por la industria. Algunos ya han sido prohibidos, muchos están en proceso de revisión, pero los procesos de revisión de la inocuidad o toxicidad por las autoridades competentes son largos y las revisiones se hacen eternas. Por otro lado, no debemos  olvidar que las grandes multinacionales controlan los sectores y tienen fuertes intereses económicos en mantener sustancias, muy económicas, en sus formulaciones por lo que mantienen unas estrategias de defensa en los tribunales que se dilata en interminables años de revisión.

Todo ello ha hecho que el consumidor haya estado expuesto durante muchos años al efecto tóxico de muchas sustancias que diariamente forman parte del hábito de muchas personas. Por otro lado, no olvidemos que siendo una de las industrias más activas del panorama económico mundial la capacidad de generación de nuevos derivados sintéticos es asombrosa y mientras no haya denuncias sanitarias que contravengan su utilización, pueden estar poniendo en jaque nuestra salud.

BBT, mejora permanente de sus formulaciones, procesos e incluso envases de conservación de sus tratamientos de belleza.

Para BBT sólo los envases e ingredientes más seguros y los de más alta calidad para nuestros tratamientos. 

¿Qué aporta nuestros envases al producto?

Gracias a nuestros envases de color violeta los tratamientos BBT están protegidos de los efectos negativos de la luz del sol. Así como revestimientos de frio y caliente.

¿Por qué tanto celo en nuestros envases?

Hay tres importantes motivos:

Hemos elegido los envases que a  día de hoy ofrecen la mejor conservación de nuestros cosméticos de belleza, BBT. La cosmética natural carece de conservantes y derivados químicos que mantengan ficticiamente aromas, texturas a cambio de elevar los riesgos en nuestra salud. Por ello elegir el mejor envase es una decisión responsable cuando somos conscientes de que nuestros tratamientos son un elixir de calidad insuperable.

Esta garantía no se produce con los materiales de envasado convencionales. Estos no protegen suficientemente los productos delicados de los efectos de la luz. Cuando un producto se expone a la luz merma su calidad a medida que pasa el tiempo.

La calidad del producto depende también del envase que lo contiene.

Y, sinceramente, el envase violeta es tan bello y tan sencillamente perfecto que seguramente nuestros clientes querrá conservarlo, reciclarlo y darle más vida.

¿Cómo funciona la luz?

Me pareció muy importante el aspecto de la conservación de los productos naturales. Incluso en los momentos iniciales de la formulación me llegué a obsesionar hasta sentir sufrimiento. Sólo pensar en agregar conservantes a mis tratamientos me producía inquietud. Ya entonces era como un acto de muerte a aquel producto vivo y bello que con tanto cuidado había elaborado. Incluso lo veía como un desafío desafortunado hacia la magia de la naturaleza. Es decir si había logrado un producto natural cómo iba a permitir una saturación en conservantes. Este asunto me llenaba de dudas. A raíz de ello empecé a investigar y experimentar en cómo funcionaba la conservación. Y empecé a profundizar en todos los aspectos que pudieran mejorar mis tratamientos como las condiciones ambientales.

Primeramente es importante conocer que la luz que el sol irradia puede ser percibida o no por nuestros ojos. Hay una luz no visible para el ojo humano. La longitud de ondas electromagnéticas infrarrojas y UV-A no son filtradas de igual manera.

Los envases verdes dejan pasar todos y cada uno de los haces de luces, los visibles y los no visibles. En el envase ámbar, filtra los UVA permitiendo pasar los demás. Los envases oscuros, negros, sólo  permitiría pasar la radiación infrarroja. Y en el caso de nuestros envases violetas bloquea todo espectro de luz visible, excepto la luz ultravioleta y una combinación de cierta cantidad de radiación UV-A e infrarroja que pasan. Esto garantiza la mejor protección contra el proceso de envejecimiento que provoca la luz visible y permite prolongar la calidad y el periodo de conservación, la garantía y la eficacia de nuestros tratamientos BBT.

Si tienes interés en completar esta información puedes pinchar estos links. Averiguar qué investigaciones nos llevaron a la selección de lo que hoy son nuestros envases:

Biofotonica

Forschungsring de Darmstadt